Invertir en Hidrógeno Verde a través de Fondos, ETFs y Acciones

Hidrógeno Verde ¿Combustible del futuro?

¿Qué es el hidrógeno verde?

El hidrógeno (H) es el primer elemento de la tabla periódica y el más liviano existente, por esta razón es muy difícil encontrarlo en su estado puro, lo normal es encontrarlo junto con otros elementos, dentro de otras sustancias como en el agua, el carbón o el gas natural. Mucho se habla sobre el hidrógeno como fuente de energía verde y posible alternativa libre de emisiones de dióxido de carbono (CO2), sin embargo, el hidrógeno no es una fuente de energía en sí, sino un vector energético como la electricidad (almacena la energía generada).

Usos del hidrógeno verde

Hoy en día el hidrógeno ya tiene diferentes aplicaciones en la industria como, por ejemplo, en procesos químicos para la obtención y refino de hidrocarburos, fertilizantes, combustibles espaciales; en la industria farmacéutica; en el transporte (globos aerostáticos y zepelines), en la refrigeración en forma líquida o en la fabricación de semiconductores. Pero sin duda el uso donde puede llegar a suponer una auténtica disrupción es como combustible para generar energía eléctrica y para el funcionamiento de los motores de combustión. El desarrollo del hidrógeno como sustituto de los combustibles fósiles promete ser una revolución energética que, de ser exitosa, logrará cumplir con los objetivos de descarbonización.

Uno de los problemas de las energías renovables es el almacenaje, la producción de la energía eólica o solar es intermitente, de manera que hay momentos que no pueden producir y momentos en los que generan electricidad que no es aprovechada, con el hidrógeno esta energía desaprovechada podría almacenarse y transportarse.

La movilidad sería otro de los sectores que se vería beneficiado por el uso del hidrógeno verde, cada vez más, se ve como el combustible limpio más práctico para largas distancias, transporte pesado, trenes, aviones, etc.

También podría ser utilizado como alternativa al conocido gas ciudad, y llegar a las casas y comercios a través de una red como la del gas que usamos hoy en nuestros hogares.

Cambio climático e hidrógeno verde

En 2015 se firmó el Acuerdo de París en un intento de evitar un cambio climático peligroso y mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC y proseguir con los esfuerzos para limitarlo a un incremento de 1,5ºC., con este objetivo en diciembre de 2020, la Unión Europea presentó un plan para reducir las emisiones de efecto invernadero al menos un 55 % de aquí a 2030 con respecto a los niveles de 1990. Estos objetivos serán imposibles de conseguir sino se encuentran sustitutos a los combustibles fósiles tanto en sus usos domésticos como sobre todo en sus usos industriales, y es ahí donde entra en juego el hidrógeno verde, un combustible libre de emisiones de gases de efecto invernadero y por el que la UE está apostando fuerte, a través de grandes programas de inversión e investigación.

Producción y transporte del hidrógeno

Dado que el hidrógeno apenas se encuentra en estado puro en la naturaleza es imprescindible que tenga un proceso de producción para separarlo de otros elementos, dependiendo de la materia prima que se utilice en este proceso el hidrógeno puede ser:

  • Hidrógeno Gris. Producido a partir de hidrocarburos como el gas natural, metano u otros gases contaminantes. En estos momentos constituye la mayor parte del hidrógeno producido y genera emisiones de CO2. El coste de producción de este hidrógeno oscila entre 1 y 2.5€ el kilogramo, está muy ligado al precio de la materia prima usada.
  • Hidrógeno Azul. Se obtiene de forma parecida al hidrógeno gris, pero se captura y almacena el carbono lo cual reduce considerablemente las emisiones de CO2. El coste de producción sería igual que en el caso del gris, y habría que sumarle el precio de la captura y el almacenaje del carbono.
  • Hidrógeno verde o renovable. Se genera a partir de electricidad procedente de energías renovables como la eólica, la hidroeléctrica o la solar, a través de un proceso llamado electrólisis del agua, que separa el oxígeno y el hidrógeno. El coste de producción del hidrógeno verde actualmente ronda los 5€ el kilogramo, pero se estima que para el 2030 puede llegar a abaratarse hasta 1.5/2.5€ el kilogramo y ser plenamente competitivo.

El hidrógeno se puede transportar en estado líquido en camiones, barcos o trenes, y en estado gaseoso a través de hidroductos, es un gas versátil y relativamente fácil de transportar, pero para su transporte en forma de gas a presión no servirían los gaseoductos actuales ya que, el hidrógeno tiene una baja viscosidad y bajo peso molecular,  es más fácil que haya fugas y necesita más seguridad, también desgataría esas tuberías más que el gas natural por lo que necesitaría la construcción de nuevos gaseoductos o la modificación de los actuales.

Ventajas y desventajas del hidrógeno como combustible

Ventajas:

  • Es un gas muy abundante en la naturaleza.
  • En su combustión no hay emisión de gases de efecto invernadero, solo hay pequeñas emisiones de óxido de nitrógeno, junto con el vapor de agua.
  • No es un gas tóxico.
  • Se puede almacenar.
  • Aprovechamiento del exceso de generación eléctrica en los momentos que la haya.
  • Ya hay una red de distribución de combustible como son las gasolineras que podrían hacer a su vez de hidrogeneras.

Desventajas:

  • Coste y dificultad de producción.
  • En estado gaseoso es algo más complicado de transportar que el gas natural.
  • Facilidad con que se producen fugas e ignición a baja-energía.

Inversión en hidrógeno verde

Muchos países están dispuestos a apoyar con grandes inversiones el desarrollo del hidrógeno como combustible con el fin de abaratar el coste de producción y acercarse al objetivo de rebajar las emisiones de gases de efecto invernadero y conseguir sellar la neutralidad energética en 2050. De esta manera tenemos por ejemplo, a Arabia Saudita que ha ordenado la construcción de Neom, una ciudad futurista con una inversión de medio millón de dólares cuya fuente de energía será el hidrógeno verde; Australia, con un proyecto en Pilbara pretende la construcción de 1.600 turbinas eólicas y 78 kilómetros cuadrados de paneles solares con los que generar 14 GW de hidrógeno verde; Japón con un consorcio formado por Toshiba, Tohoku Electric Power y la Organización para el Desarrollo de la Nueva Tecnología Industrial y Energía de Japón (NEDO), ha construido una instalación para la producción de hidrógeno verde a partir de energía solar, con un electrolizador de 10MW; en China Baofeng Energy ha empezado a adaptar una planta de generación de hidrógeno a partir de energía solar capaz de reducir 445.000 toneladas de emisiones de carbono; en Lancaster, California, la energética SGH2 construirá una instalación de producción de hidrógeno verde y muchas empresas avanzan hacia la fabricación de pilas de hidrógeno para el consumo en el transporte, en Chile la Asociación Chilena de Hidrógeno pretende rebajar el costo de producción a 1,5 USD/kgH2 para el 2030 en el desierto de Atacama y en la Patagonia, lugares muy favorables para producir energía solar y eólica; la Unión Europea por su parte ha apostado decididamente por el desarrollo del hidrógeno verde tanto para uso industrial como de transporte, lanzando un ambicioso plan que movilizará 500.000 millones de euros, además el desarrollo de proyectos vinculados al hidrógeno se ha convertido en el salvoconducto de los grandes fabricantes y energéticas para acceder a los Fondos Europeos de Recuperación, de los que a España llegarán 140.000 millones en seis años.

Pero ¿cómo podemos favorecernos los inversionistas, de estás multimillonarias inversiones? ¿en qué clase de activos financieros o empresas podemos invertir? Ahora mismo tenemos fondos como el Renta 4 Megatendencias Ariema Hidrógeno Y Energías Sostenibles FI o ETFs como el L&G Hydrogen Economy UCITS ETF (HTWO), de momento es el único ETF especializado solo en hidrógeno, pero casi todas las casas creadoras de fondos cotizados están trabajando en la creación de alguno propio y en poco tiempo muchos más verán la luz.

También podemos comprar acciones de compañías que estén vinculadas al hidrógeno verde o tengan proyectos en el mismo, casi todas las energéticas europeas están inmersas en algún proyecto

Iberdrola (IBE), junto a la fabricante de fertilizantes Fertiberia invertirán 1.800 millones de euros para construir cuatro plantas, la primera, la de Puertollano ya en construcción, para producir 800MW, también ha creado Iberlyzer con Ingeteam para producir electrolizadores con la tecnología de la noruega Nel (NEL), gracias a una inversión de 100 millones.

Repsol (REP), es el mayor consumidor de hidrógeno de España, tiene varios proyectos de hidrógeno junto a otras energéticas, como Aramco (SAR), para llegar a producir 1.200MW en 2030 entre hidrógeno azul y verde.

Enagas (ENG), una de las energéticas con más proyectos en hidrógeno, tanto azul como verde, en diferentes partes del mundo.

Naturgy (NTGY), la antigua Gas Natural quiere construir al menos 120 surtidores de hidrógeno en España.

Siemens Energy (ENR), tiene el 67% del fabricante de aerogeneradores, antigua Gamesa, entre sus negocios de renovables posee una división encargada del desarrollo de tecnologías para la integración del hidrógeno verde en los sectores energético y del transporte.

Linde (LIN), empresa líder en producción, procesamiento y almacenamiento de hidrógeno líquido.

Engie (ENGI), participa en varios proyectos entre los que destacan el lanzamiento del primer tren del mundo impulsado por hidrógeno limpio, el Coradia iLint en Alemania, y el primer proyecto para la inyección de hidrógeno verde en las redes de gas natural, el GRHYD en Francia.

Air liquide (AI), junto con Sinopec (SHI) desarrolla soluciones de hidrógeno para la movilidad en China. Además, está construyendo en Canadá la unidad de electrólisis para producción de hidrógeno verde más grande del mundo.

Nel ASA (NEL), la empresa noruega tiene tres segmentos dedicados a soluciones del hidrógeno Nel Hydrogen Fueling, Nel Hydrogen Solutions y Nel Hydrogen Electrolyser, para producir, almacenar y distribuir hidrógeno a partir de energías renovables en todo el mundo.

Tubacex (TUB), forma parte de un consorcio liderado por Repsol-Petronor que afronta un plan de 1.300 millones de inversión en 4 años con el objetivo de producir 20.000 toneladas de hidrógeno verde. Las empresas de soluciones tubulares tendrán una gran oportunidad si se desarrollan grandes obras de hidroductos.

Talgo (TLGO), presentó recientemente su primer prototipo de un sistema de pila de combustible de hidrógeno que se configura como una solución modular diseñada para Cercanías y Media Distancia, el tren llamado Talgo Vittal-One se espera que esté listo para 2023.

CAF (CAF), lidera un consorcio europeo para el desarrollo del tren de hidrógeno, también forman parte del consorcio DLR, Renfe, Toyota, Adif, Infraestructuras de Portugal, el centro nacional de hidrógeno CNH2 y Faiveley Stemmann Technik.

Toyota (TM), forma parte de varios proyectos relacionados con el hidrógeno entre ellos el europeo Hydrogen Mobility Europe (H2ME) cuyo objetivo es demostrar la viabilidad técnica y comercial de los vehículos de hidrógeno, las hidrogeneras y las técnicas de producción de hidrógeno, ampliando en gran medida el parque de vehículos propulsados por hidrógeno.

Renault (RNO) y Faurecia (EO), las dos empresas francesas han unido sus fuerzas para desarrollar sistemas de almacenamiento de hidrógeno para las furgonetas con pila de combustible del fabricante galo, las Renault Master Z.E. Hydrogen y Kangoo Z.E. Hydrogen.

Daimler (DAI) y Volvo (VOLV), anunciaron la creación de una join venture para impulsar el desarrollo de camiones de hidrógeno, en 2025 esperan poder fabricar camiones en masa.

Airbus (AIR), cuenta con tres proyectos para fabricar un avión de pasajeros propulsado por hidrógeno para 2035.

En USA la industria de los vehículos eléctricos a acelerado el desarrollo de pilas de combustible propulsados por hidrógenos, estos son algunos ejemplos:

Cummins Inc (CMI), empresa de generación de energía, hace poco adquirió Hydrogenics Corp. de Canadá

Plug Power (PLUG), es una compañía innovadora en el sector, considerada la líder en cuanto a pilas de combustible, solo este en el 2020 ha lanzado tres nuevas pilas de combustible.

ITM Power Plc. (ITMPF), empresa inglesa que cotiza en el mercado OTC de estados unidos, tiene acuerdos con Linde (LIN) y Royal Dutch Shell (RDSA).

Bloom Energy Corp. (BE) fabrica sistemas de celdas de celdas de combustible, forma parte de proyectos con Samsung Heavy Industries Co., Ltd.

Deja un comentario

Aviso Legal y cookies